Tuesday, June 26, 2007

Publicación (forzosamente) Autorizada


El tipo que responde al nombre de Juan Navarrete Montalvo jamás ha tenido una buena apreciación del periodismo en general(a pesar de que varios de sus amigos son, en efecto, periodistas). En cambio su alter ego hiperactivo y estridente, aquel llamado Juando Pado, sí suele jugar no sin ironía a los comentarios de actuaciones de bandas y reseñas de discos, es decir, periodismo musical. El primero cree en el dicho "pastelero a tus pasteles", el segundo cree en todos los dichos y en ningúno. Autorizado por ambos(no sin resistencia inicial de Navarrete), público acá dos escritos reporteriles del baterista. El primero es de una actuación en Bar Uno de los "Secretarios Generales del Freejazz"(pésimo nombre, ¿no?) y el segundo, una reseña del disco adelanto de Fracaso, "Acéfalo", que la verdad dudo sea de autoría de Juando Pado. Pero bueno, la idea es publicar esto y no emitir mayores comentarios, ambos personajes se molestarían. El editor

Las cosas por su nombre(Los Secretarios Generales del Freejazz)07/06/2007

Hace calor dan ganas de decir estos días. Sobre todo si es de noche y el aire está más pesado y gélido que de costumbre. Después de haber gastado las últimas horas de la tarde en un local de San Diego escuchando cuecas choras, no sería malo terminar el día con algo de espíritu libre para entrar en calor y matar la jornada pensé, además iba a estar una bella amiga, y eso sí que definitivamente no sería malo. Tirados los dados y marcando número mayor, a eso de diez para las doce y maldiciendo al madito taxímetro del auto de que me dejo en Bombero Nuñez # 1 esquina Bellavista, entro sediento al Bar Uno(de los mejores locales para ver buenas bandas y proyectos por estos días en la contaminada capital). Luego de unos ”hace ene que no te veía”, “ando mas hogareño”, “el invierno” y otras palabras, ideas y vivencias con el bueno de Ervo Perez, semi regente del local, comienza el movimiento de acople de los músicos. Minutos antes se me informa que la otra banda de la noche, que respondía al nombre de La Barricada, (con unos tipos de apellidos Díaz y Sepúlveda), ya había tocado, pero bueno, yo venía a una cosa con nombre y apellido, asi que no sentí mucho perderme a los precedentes. Cómo la cosa no iba muy rápido como para empezar, cerveza y cigarro en mano me sumergí lacónicamente en cavilaciones.
Suena mucho la palabra freejazz por estos días, varios exponentes, circulan discos, se escriben y leen cosas, pareciera que luego podría ser hasta moda. ¿Qué se busca en el mentado estilo? Parece obvio, ¿no? Libertad, anarquía métrica, dosis de violencia, varices para los instrumentos. En muchos sentidos, una avalancha incontenible de colores sin contención ni reglas. (sí, colores, sino pregúntenle a Ayler, mejor dicho, a sus espíritus y a sus fantasmas). En eso, Hugo Manusevich deja en su lugar el último platillo(bastante se demoró en armarse, en una tocata de otro estilo que no quiero nombrar lo habrían llamado de una forma poco amable) y redobles suaves mediante, da comienzo a la actuación de los :”Secretarios Generales del Freejazz”.En ese instante, un asistente grita: ”ojala que calienten a alguien” en clara alusión al frío que nos invadía, haciendo que los espectadores entráramos en una suerte de certeza absoluta que la banda, música mediante, subiría el termómetro en el recinto del barrio Bellavista.
Partieron. Desde el comienzo se nota un claro predominio de la batería. Su liderazgo viene de la mano de una técnica bien aprendida, bien practicada, bien pulida, y de un alto volumen en la interpretación, sobre todo a nivel de toms. Secundándolo en la sección rítmica Fernando Caridi en el contrabajo, con exelente factura, pero adelantando lo que sería la constante, la amplificación de su instrumento era deficiente, quedando muy por debajo de la batería. A mi entender, el más débil del trío fue Diego Manusevich, excesiva timidéz , poco volumen y escaso riezgo, aunque con buena técnica. Es paradójico que fueron los primeros minutos los que mostraron la faceta más libre de la banda, jugando a una suave deconstrucción bastante pegajosa. De a poco, el volumen va aumentando y uno comienza a esperar cosas mejores. Y acá esta el asunto, acá está donde la promesa no es materia, no es carne. Jamás se llega al clímax anárquico, la libertada se roza, pero no se toca, se mira pero no se conquista, se huele pero no se siente.A pesar de los intentos de Caridi de darle una impronta menos métrica estándar(a saber, el más libre de los tres y de verdad un agrado escucharlo) como ya adelantaba, su contrabajo palideció por baja amplificación. Algunos buenos intentos de Diego en la traversa, asi como especulaciones vocales de Hugo y algunos solos bien trabajados le daban aire al encierro académico, pero no lograban explotar, de hecho, jamás lo hicieron. Solo trabajaron secuencias de improvisación, hicieron buen jazz avant-garde en ese sentido, pero no lo que ofrecían partiendo por su nombre. De todas formas nunca es un desagrado ver buenos músicos, algo se les puede robar, aprender, y hasta disfrutar.
El Bar Uno solo se entibió. No llegó mi bella amiga, el freejazz tampoco.

Lord Acton.


"Acéfalo",Fracaso(2007) Edición especial con mezcla preliminar

"Temprano me levanté hoy a los deberes domésticos hacer.Cuando se vive solo no queda más remedio que acostumbrarse a estas lides. Fué soundtrack de la escoba, la lavadora y el trapero, el disco de un trío de mierda que mucho me gusta llamado Fracaso.
Es complicado como fan de una banda que se conoce y con la cuál se tiene amistad y camaradería, analizar y evaluar su disco. Cosas asi me confirman que fué buena elección no haber estudiado periodismo(no se en que estaba cuando se me pasó por la mente, probablemente sobrio). Pero como estudio otra cosa y cuestiono el periodismo en terminos generales, no me queda nada más que jugar a la honestidad y disparar a quema ropa con la franqueza que me caracteriza(a saber, probablemente mis únicas virtudes)(1).
Ya adiestrado en las lides del low fi sonoro que caracteriza a Fracaso, siempre en el límite de la clásica discusión de los mínimos técnicos que debería tener cualquier grabación sobre todo de una banda que(en forma cada vez más general) es punk, me sumergo en el trabajo. Aclaro a modo de consejo, que escuché el disco repetidas veces para experimentar como funcionaba en sucesión constante, asi como jugué al alto volúmen con pesados bajos(inadecuado probablemente para mis vecinos).
La suntuosidad del título del primer tema da para esperar, ¿qué?, no lo se, pero algo. Se despachan an buenas atmosferas pesadas, lo que podría considerarse una "muralla de sonido", concepto que ya sabemos es viejo y bastante escobillado hasta el cansancio(recuerdese que hacía aseo, asi que las analogías con el disco podrían aparecer).Metal Gurú y su saxofón violento dan buenos ejemplos, asi como la voz de King Gordo, rasposa y de ya conocido grueso calibre. El problema probablemente radique en la batería de Pemucano. Hombe reloj a la hora de los tiempos y educado en la escuela de Topper Headon, aparentemente no logra alcanzar los niveles de anarquía que deberían esperarse, de todas formas cualquiera que lo ha escuchado sabría que es él y no otro, es decir, un eximio baterista. El cuadro no sabe mal, pero no logra tragarse con buena gana, no convence pero tampóco molesta.
El track número dos sí gusta y lo hace rápido. Se escucha la voz de Gordo atravezando las cuerdas, y la batería se descuelga magistralmente: tiene momentos velvetianos notables, el trapero corre más rápido sobre el piso, gusta bastante.
El próximo track sigue convenciendo, corto, preciso, se va conquistando la libertad, el problema es qué conozco otra banda que lo hace mejor si se lo propone, suena demasiado familiar, se buscan trazos de punk/hc mas básicos, se sigue esperando un "osama way of life" por ahi, pero no aparece. Lavo los platos. Llegamos al último track y acá la apreciación de alguién que tiene Fractal debería no ser muy positiva. El tema para los que poco conocen a Fracaso podría ser muy bueno, la monotonía suma mucho y resta poco, lamentablemente no logra descollar para los viejos fans. Mientras suena la lavadora con su zumbido mecánico, pienso en esos tracks gloriosos del pasado, tanto los más largos como los cortos. Esta faceta de la banda es buena, pero Fracaso ES una banda de punk rock, y No una banda solo con esa vocación. Para lo último Cortés tiene Sexpol. Y me tomo todo el derecho de jugar al deber ser con el trío, es su música, pero son mis amigos y les exigo lo que se me da la gana. En frío, de todas formas es un buen trabajo.
La maquina enjuaga y yo no logro enjuagarme el pasado de Fracaso, deseo temas en la dirección antigua. Noise radical todo bien, Freejazz todo bien, pero de estos viejos de mierda espero y exigo más punk rock, más rock n' roll directo, más chanterío semi metalero, más actitud básica. La especulación les puede pasar la cuenta, o dejarlos percudidos."

Manuscrito encontrado dentro de un libro, circa, 2007. Se desconoce el autor.

1.Es muy probable que Juando Pado haya estado bajo la influencia del alcohol cuando redactó esto, tengase en cuenta la alusión falsa a sus virtudes. Nota del editor.

También fuí instruido para avisar que la banda de la cuál se reseña el disco toca este Viernes en el Bar la Picada 3, Lira 734 esquina Diez de Julio, junto a Marcel Duchamp y Malgobierno.
Sexpol ha confirmado su presentación en el lanzamiento del nuevo número de la Revista Fakxión. Los datos precisos del evento serán entregados en este mismo lugar apenas se tengan.
Iturriaga anda suelto, salió la Ley Penal de Responsablidad Juvenil, llegó el invierno....definitvamente este "será más frío que el anterior" como dijo por ahi un trío de san miguel.
Un placer haber actualizado este blog en nombre de JN Y JD, suerte a todos.

D.M.